No saber cocinar no te hace una mala mamá 

pancakes homemadeSi hay algo por lo que mis hijos me extrañarán algún día no será por mis recetas, manjares ni mucho menos por los sándwiches domingueros que me sacan del paso.

Pero como afortunadamente estoy rodeada de personas con buena sazón y pertenezco a una familia que da para todo, no moriré en el intento y recurro a ellos para pedir auxilio.  Con unos súper ayudantes en casa y hermanos totalmente Gourmet, como el artista de los platos de la foto quien me sugirió ideas para hacer de mi casa el mejor de los restaurantes. Otro que no se separa del asador en los paseos familiares (amante de la salsa Barbecue que yo le quito), y hasta sobrinos mini chefs y críticos gastronómicos. Sí, soy la tía del Anthony Bourdain criollo: el foodie, quien de tanto probar comida en restaurantes me ha aconsejado. “Mira Clau, lo mejor es que tus hijos coman en la casa”.

Tortillas de maiz hecha en casa con huevo, chorizo, queso, albahaca y pesto de tomate

Ahora viene lo complicado. No se cocinar y aunque quiera aprender reconozco que no seré parte de Le Cordon Bleu. Punto. Ya no me daré más golpes de pecho. Pero el gran dilema es : ¿Cómo hacer primero para que coman? y luego para que lo que coman sea saludable.
Recogiendo sugerencias del foodie Colombia y de toda la familia, he llegado a la conclusión que lo más importante es:

  • Hacer un mercado variado en donde haya menos latas y frascos y más productos frescos.
  • Usar la imaginación e involucrar a toda tu familia. Que te ayuden a picar, a revolver (por lo menos los fines de semana).
  • Cuando se coma por fuera, asegurarse que sea algo balanceado y no siempre frito.

Huevo con queso paipa, aguacate, pimienta y paprika

Después de escuchar  los consejos de familiares, creo que no lo hago tan mal. Lo mejor es comer en casa y cocinar con tu familia con ingredientes que tu elijas para darles salud y bienestar. Compartir estos momentos en donde los involucres y les enseñes a todos los beneficios de una buena alimentación y así dejar de ser la reina del domicilio.

Porqué Mariposas Verdes es una película para padres 

El sábado pasado presentaron la película Mariposas Verdes en Barranquilla. Había estado ya en muchas salas de cine del país desde el mes pasado. Al llegar al teatro y ver alrededor de unos cincuenta gatos /no mojigatos (tal vez menos), después de haber conseguido enviar unas ochenta solicitudes para que la trajeran acá, pensé qué tal vez faltaron más padres. Vi por ahí una mamá con su hijo. Esto me lo comentó un joven y me ha estado rondando en la cabeza algunas razones por las que hemos debido estar allí. 

1. Porque nos damos cuenta del “martirio” por matoneo que puede estar atravesando un@ joven (ante cualquier tipo de diferencia).

2. Porque no debemos esperar que tengamos un familiar lgbti para colocarnos en sus zapatos .

3. Porque se trataba de un caso de la vida real y referente histórico de una comunidad discriminada. El legado que dejó Sergio Urrego para abrir más nuestros ojos y hacernos un poco más humanos.

4. Porque debemos estar conscientes y no ser indiferentes ante una realidad. Fomentar el respeto por la diversidad desde el hogar.

5. Porque la vida da muchas vueltas y quizás algún día nos toque el hombro.

6. Muchos de lo que asistieron se sintieron identificados, ok. Pero ¿ Que hay de los del otro lado? (Padres, orientadores, docentes)¿Los que podemos evitar sufrimiento en los niños, orientar, apoyar?

Trabajar con tu pareja.. ¿Cómo manejarlo? 

Después de varios años decidí trabajar con mi pareja. Me miró horrible cuando le dije que había renunciado a mi trabajo como docente universitaria y me inventé un puesto en la empresa familiar. Pensé que iba a ser un caos y que los dos saldríamos corriendo. Pero no fue así. Además de comprender el estrés que manejaba una persona  que trabajaba como independiente (yo siempre había esperado el chequecito mensual), nos compenetrarnos más como pareja y los temas de conversación que tienden a acabarse revivieron la chispa.  

Logré entender situaciones y ponerme en sus zapatos. Supe por fin porqué le costaba tanto desprenderse y salir de vacaciones. Para que esto funcione, lo mejor es establecer algunas reglas y hacerlo cuando la relación este más sólida, aunque puede haber excepciones. Pero ante todo, ser muy profesional y tener sentido común. 

1. Entregar lo mejor de cada uno. El amor es en gran parte, admiración. Demuestra lo que sabes hacer y cómo tu aporte es valioso para todos. 

2. No hablar de temas de trabajo en la mesa ni antes de dormir. Que no sea el único tema de conversacion y discusión en el hogar.

3. Mantener un margen entre lo personal y lo profesional. Cero shows en el trabajo.

4. No hacer preguntas. Nada de ¿Quién es? ¿Para donde vas? Sentir mucha seguridad y confianza.

5. Respirar profundo cuando sientas el ambiente tenso. Ve al baño, sal un rato. En este momento es tu colega o tal vez tu jefe. Actúa como tal. 

6. Tener disposición para aprender. Nunca compitas y siempre acepta lo que no sabes con humildad. 

Lo ideal es hacerlo medio tiempo, trabajar desde la casa o en un sitio diferente para que no resulte asfixiante y respetar un poco los espacios. Pero te aseguro que si la pareja se une para un propósito común, no hay fuerza más grande.  Se sentirán mutuamente orgullosos y esto será muy positivo para los dos ❤️️¡Buena suerte! 

Mi mamá es sin duda alguna, Una Madre Millennial

Gracias a la colaboración de 
María Isabel Arrautt Garavito, estudiante de Comunicación Social y Periodismo de La Universidad Del Norte. 

Todas son iguales, joden igual, pegan hasta con el mismo estilo, la famosa chancleta voladora, incluso hablan igual, la frasecita cliché que les hemos otorgado por el simple hecho de ser nuestras madres… “Mientras vivas bajo este techo, se hace lo que YO diga”.

Pero más allá de quejarme de mi madre, debo aceptar que es de las mejores madres que he visto, jummm, por que créanme la mamá de mis amigas y amigos, algunas, son bien terribles, cuando alguna madre de esas bien gritonas regañaba a sus hijos yo salía despavorida y me daban hasta ganas de llorar con sus hijos. Pero este post no se trata de criticarle la mamá al otro. Porque claro como todos creemos tener a la mejor mamá a del mundo.

Si lo pensamos detenidamente la «mejor» mamá del mundo es algo tan imposible de alcanzar para una madre millennial, ya que en otras épocas había más respeto por la autoridad, ahora como dice mi mamá, no se sabe si los hijos son los padres y los padres los hijos, una de sus frases favoritas siempre era “Recuerda que yo soy la mamá y tú eres la hija, a mí no me hable así señorita” y el padre de una amiga decía algo con respecto a eso de la autoridad y el respeto “Eh mija no me abra los ojos que no le voy a echar gotas y no me levante las cejas que no le voy a pasar por debajo”, como seremos los hijos del siglo 21 que nuestros padres se han inventado estas frasecitas de semejante calibre.

El punto es que muchos hijos son groseros, cada vez están más distantes de sus padres, si, nosotros, nosotros los hijos nacidos en este siglo tan revolucionado, saturado de estereotipos, tecnología, vicios y un montón de cosas más.

Los hijos que llegamos a casa y nos encerramos en nuestros cuartos a seguir chateando, que nos levantamos en las mañanas y ni les decimos buenos días a nuestros padres, nosotros lo que preferimos contarles a todos menos a nuestros padres los problemas que afrontamos, me incluyo, porque si, quizá algunas veces cometí algunos de estos errores.

Es ahí donde invito a las demás mamás y papás a que sean como los míos, por lo menos que usen una de sus estrategias. No son perfectos, pero para mí, la forma en la que me educaron, si ha sido la ideal. Primero que todo, dejarme ser, con unos cuantos limites básicos. Siempre que hay un problema es necesario hablar, escuchando más la voz de tus hijos que el ruido del sistema y la sociedad, ser un padre amigo, no policía, ser una madre educada, no vulgar, ser una madre amorosa, no ostentosa, ser un padre o una madre que respete la “privacidad” de su hijo o hija.

Se supone que mi familia es disfuncional, porque mi papá y mi mamá se separan cuando yo tenía ocho años, ambos decidieron seguir siendo amigos y rehacer su vida con otras parejas. Aquí comienza el lio. “Dejarme ser”, dejaron que desarrollara mi personalidad a mi gusto, solo me aconsejaban. Siempre me ponían ejemplos de lo mal que les había ido en la vida cuando habían cometido x o y error, cuando tuve problemas de pérdidas de materias en la escuela, no me pegaron, simplemente me preguntaban por que me iba tan mal en matemáticas y yo les contestaba que no me gustaba, que lo mío era escribir, entonces mi mama me impulso a escribir poemas y me puso un tutor de matemáticas, para pasar la materia, porque era algo que tenía que hacer y punto, no me obligó a enamorarme de los números, entendía que mi fuerte era otro.

Ella me conocía tan perfectamente y me enseñó a ser tan transparente desde pequeña que, si un docente se quejaba de que yo hablaba mucho en clase, ella lo asumía y reconocía que su hija era parlanchina, tan solo me decía que evitara hablar en clase y que la hora del recreo podía hablar todo lo que quisiera. Mi mamá y mi papá son unos padres muy amigos, mi mamá siempre ha trabajado de 5 de la mañana a 5 de la tarde y el único tiempo que teníamos para hablar era la mesa del comedor, almorzando y ahí aprovechaba para hacerse mi amiga sin que yo me diera cuenta…Ella me contaba cosas lindas y feas de su día, después me miraba y me preguntaba y ¿A ti, como te ha ido hija?, al principio contestaba tímida, nada ma, y me daba un poco de angustia contarle todo lo que había vivido en el cole. Pero como ella hacia eso todos los días, llegó un punto en el que empecé a socializarle todo, quien era el niño que me parecía lindo, la profesora más cuadriculada, quien era mi combo de mejores amigas y cosas por el estilo.

Mi padre por su lado, como no pasaba mucho tiempo conmigo, su táctica fue más creativa y burlona, me ponía apodos, “cuello de jirafa”, “cabeza de hicotea”, “Orejas de Búfalo” y a su vez me hacía muchas cosquillas, le cogí confianza, porque esa forma de tratarme me hizo sentir segura. Así, cercanos a sus hijos madres y padres es la única forma en la que pueden establecer un vínculo, un puente de comunicación asertiva hacia sus hijos.

  • Lógicamente empecé a tratar a mis padres como a un par, semejantes a mí y le empecé a poner apodos a mi papá a, incluso a mi mamá le digo mariflower y le hago un “Bullying sano” con esto, porque le gustan mucho los jardines y las flores, pero como ella me enseñó de límites, se hasta dónde puedo llegar.

No cortarles las alas o los sueños a los hijos, recuerdo cuando mi hermanito en una de esas reuniones de comedor, en donde nos despachábamos, él le dijo a mi mama que se quería ir a vivir a Medellín a entrenar futbol de manera más constante, porque nuestro pueblo no ofrecía muchas posibilidades, el solo tenía 15 años, se podrán imaginar que mi mamá ma casi se infarta y uno de los primeros paradigmas que rompimos en familia y sobre todo ella como figura de autoridad, fue ¿Y el colegio, no lo vas a terminar?, porque siempre pensamos en el que dirán y no en cómo se sienten nuestros hijos, ¿Qué es lo más importante para ellos, cuál es su pasión?. Mi madre lo dejo ser, lo dejo ir, habló muchas veces con el tratando de entenderlo mejor.

Y podría dar mil ejemplos de cómo mi mama fue una excelente mama y a su vez, cuáles fueron los peores errores que ella cometió en mi crianza.

¿Pero saben que? Vuelvo a cometer el error de creer que mi mamá ma es la mejor mamá del mundo porque ella se ha equivocado mucho y me ha enseñado a no cometer sus mismos errores, ella ha sabido crear un puente a pesar de los grandes kilómetros de distancia para tenderme la mano cuando la necesito, tuvo la capacidad de hablarme de sexo, drogas , malas compañías y como protegerme, sin caer en la trampa que todos los padres caen a la hora de hablar de estos temas con sus hijos «la negación» y la «prohibición», mi mama supo batallar con mi rabia adolescente, dialogando, señores, sin pegar, ni maltraerme psicológicamente, mi mamá supo que el camino hacia una buena crianza siempre fue la libertad, sin dejarme ser una niña con ínfulas de libertinaje, me ha enseñado que la fe y la humildad son importantes, pero con su propio ejemplo y no precisamente llenó a misas satanizadas de prejuicios, no, me enseñó con sus acciones de bondad ante el sufrimiento de los demás, ayudando al otro, educando a sus estudiantes, siempre ella ha hecho con su vida lo que ha considerado mejor para ella, sin importar lo que la sociedad diga, es una mama millennial, empoderada de sus hijos, pues a mi hermanito y a mí nos ha criado de manera intachable, ella vive en otro país, mi hermano en Medellín y yo en Barranquilla.

¿Ahora quiénes somos? ¿Una familia disfuncional? ¿Como todos juzgan? No, somos una familia que ha roto paradigmas. Una madre millennial, educa sin maltratar, es tu mejor amiga sin perder la autoridad y es la única que por ti siempre se preocupará . Para ella siempre prima enseñarte a ser autosufiente en vez de ser la más sobreprotectora del barrio. Existen madres muy ausentes bajo el mismo techo y muchas madres omnipresentes, aunque estén del otro lado del charco.

@mia_gara 

El Nido Lleno

Duré escuchando las voces del ya llegué mami en la madrugada un par de semanas. Cuando me despertaba, me daba cuenta que era verdad: Si, ya no estaban en casa. La despedida de los hijos es algo para el que no estamos preparados. Ni con el hijo apegado, ni con el mas independiente. El silencio de la casa se hace cada vez mas notorio, pero hay algo que te comienza a unir mas: El amor a través de la distancia se afianza.

Los mensajes de te amo comienzan desde la partida en el ascensor hasta el día del regreso. Es allí cuando tu conectividad llega a un cien por ciento. Incluso cuando estás dormida. Comienzas a pensar en las visitas que les harás (les aconsejo no prolongarlas mucho), en tus próximas vacaciones que ya no serán por fuera, sino por el contrario, cuando ellos regresen. Las primeras fechas de cumpleaños, día de la madre y demás serán un poco duras mientras te acostumbres. Pero el lazo de unión es hermoso. Te buscarán cuando tengan problemas, les haga falta algo o se sientan solos. Y siempre seguirán siendo lo mas importante para ti.

Las despedidas suelen ser difíciles, pero debemos recordar que hay que dejar volar a los hijos. La salida del nido es lo que verdaderamente los hace enfrentarse al mundo por sí solos. Eso sí, ten la seguridad que el día que vuelvan de visita o a quedarse, seguirán con sus hábitos del hotel Mami de dejar toallas en el piso, el “no me gusta el almuerzo” o “se me olvidó la llave”.

Es el momento de hacer cosas para ti que nunca habías hecho antes. Inscribirte en clases de yoga, retomar la música o la pintura, terminar tu libro o tal vez escaparte para un merecido descanso o retiro. Al cabo de un tiempo estarás acostumbrada a que no estén contigo y estarás feliz cuando, llenos de amor y necesidades de afecto, seguridad y comida rica, vengan a tu hogar en busca de refugio.

La despedida de mis dos hijos mayores fue dura, y no quiero imaginarme como será la del tercero que está próximo a irse, aunque en mi caso, siempre queda alguien en casa. Quizás cuando se vaya el último, me trague todas estas palabras. Pero por ahora, voy viviendo el proceso, uno por uno. 

Se que hay madres que están pasando por esto o que viven esta separación por primera vez, por eso quería compartirles mi experiencia y decirles que cada día se hace más fácil. Que es importante que sanemos nuestras diferencias y nos abramos a verdades antes de esta partida, para que la relación se solidifique y se vayan tranquilos, sin cargas. Ellos, vuelvan o no, estarán siempre en nuestro corazón.

La desaparición de la Suegra

¿Cómo ser suegras en la era digital?

Ghosting, benching, zombing….  Con estas técnicas de terminar el “dating” de hoy en día, en donde con una simple ignorada virtual nos deshacemos de personas, es complicado desempeñar el papel de “la típica suegra” de las parejas de tus hij@s.  

Estás acostumbrada a los cierres dramáticos en tus relaciones pasadas, a la visita en el sofá hasta las diez y a la “presentada en sociedad”, que incluya perro, abuela, empleada y hasta tíos para involucrar en familia al nuev@ prospect@, aunque a veces lo único que haces es ahuyentarl@s (seguro que te culparán a ti cuando se termine esa  relación 😂).


Preguntándoles a algunos jóvenes acerca de la mamá ideal de su pareja recibí las siguientes características y sugerencias 

Lo Que Ell@s Piden….

1. Que sea open minded. 

2. Que no sea chismosa.

3. Que los deje viajar en pareja. 

 4. Que no se involucre en las peleas.

5. Que no sea “intensa“.

6. Que no falle el Wi-fi en casa de la suegra. 😂😂 y comida rica…tan conchudos!😜

7. Nueva!  Que no nos sigan en las redes…

En algunas de estas paso la prueba. En otras más o menos. Trato de no meterme, de estar pendiente pero a la vez ser medio invisible para estar en sintonía con los tiempos modernos, aunque no deje de añorar la figura del yerno/nuera, amig@ especial que te acompañe al supermercado, te mande un detalle por tu cumpleaños y hasta juegue monopolio en tu casa con todos. 

Toca entender y adaptarse a los cambios, siempre manteniendo el respeto, pero NUNCA “encariñarse” demasiado con algun@.

Puede que ya no l@ veas más y te toque también a ti hacerle ghosting !!😂
GLOSARIO
*ghosting: Romper la relación sin dar la cara.

*benching: una relación mientras se ven otras opciones. (O peor es nada..)

*zombing: los ex que seducen para marcar territorio