La desaparición de la Suegra

¿Cómo ser suegras en la era digital?

Ghosting, benching, zombing….  Con estas técnicas de terminar el “dating” de hoy en día, en donde con una simple ignorada virtual nos deshacemos de personas, es complicado desempeñar el papel de “la típica suegra” de las parejas de tus hij@s.  

Estás acostumbrada a los cierres dramáticos en tus relaciones pasadas, a la visita en el sofá hasta las diez y a la “presentada en sociedad”, que incluya perro, abuela, empleada y hasta tíos para involucrar en familia al nuev@ prospect@, aunque a veces lo único que haces es ahuyentarl@s (seguro que te culparán a ti cuando se termine esa  relación 😂).


Preguntándoles a algunos jóvenes acerca de la mamá ideal de su pareja recibí las siguientes características y sugerencias 

Lo Que Ell@s Piden….

1. Que sea open minded. 

2. Que no sea chismosa.

3. Que los deje viajar en pareja. 

 4. Que no se involucre en las peleas.

5. Que no sea “intensa“.

6. Que no falle el Wi-fi en casa de la suegra. 😂😂 y comida rica…tan conchudos!😜

7. Nueva!  Que no nos sigan en las redes…

En algunas de estas paso la prueba. En otras más o menos. Trato de no meterme, de estar pendiente pero a la vez ser medio invisible para estar en sintonía con los tiempos modernos, aunque no deje de añorar la figura del yerno/nuera, amig@ especial que te acompañe al supermercado, te mande un detalle por tu cumpleaños y hasta juegue monopolio en tu casa con todos. 

Toca entender y adaptarse a los cambios, siempre manteniendo el respeto, pero NUNCA “encariñarse” demasiado con algun@.

Puede que ya no l@ veas más y te toque también a ti hacerle ghosting !!😂
GLOSARIO
*ghosting: Romper la relación sin dar la cara.

*benching: una relación mientras se ven otras opciones. (O peor es nada..)

*zombing: los ex que seducen para marcar territorio 

Sobreviví a las Vacaciones

El momento más esperado del hijo en su último día escolar se vuelve en el terror de nosotras, las mamitas. Te subes en una montaña rusa llena de emociones que no sabes en qué momento se descarrilará.

Decidirse por meterlos en campos de verano, cuando el presupuesto alcanza, es una opción parecida a tomar un seguro de vida y evitarte las complicaciones. 

Los viajes con hijos siempre han sido mi debilidad. Criticada por muchos que me decían, oye Claudia pero relájate, déjalos en casa, casi siempre cargaba con ellos. Como fue cuando con el bebé de brazos (la propia primeriza afiebrada) en mi viaje a Estocolmo. Me tocaba semi “enjuagar” teteros en los trenes y andar con el típico cochecito paraguitas para todos lados. Porque cuando no llevaba a los niños, muchas veces terminaba arrepintiéndome. 

Ya con cinco de varias edades, los destinos se vuelven complicados. Toca irte con unos, dejar a otros y a veces llevar a alguno adentro de ti. Así fue con el último embarazo, en el que el paseo planeado por dos años a llevarlos a España a conocer los estadios de fútbol, coincidió con los altibajos emocionales de la gestación. Terminé haciéndole “show” a mi esposo cuando, ubicado en el puesto trasero del avión, conversaba con una española espectacular. Me acerqué y les dije. Disculpen por interrumpir. ¡Que oso! Les juro que fueron las hormonas. Yo no soy así!😂

Entonces me fui acostumbrando a los vómitos en los viajes por tierra, la tapada de oídos en aviones, las olvidadas de permisos de salida o pasaportes, y a los sinsabores de l@s que querían devolverse por sus novecit@s, cuando habías vaciado tus ahorros para llevarlos. 😂

Ya llegando a la última vuelta de la montaña rusa 🎢 me siento feliz porque “sobreviví “. Los he disfrutado a todos. Superamos los momentos de caos, nos divertimos juntos, y todo salió “perfecto”. Ahora es momento de pedir mis propias vacaciones.😜

¿Memoria Selectiva o Mecanismo de Defensa?

Estuvo en la clínica acompañando día y noche a mi papá en sus últimos días, consciente de su gravedad. Aunque ya había comenzado a olvidar cositas y repetía otras cuantas, su mente estaba intacta. Ella no dejaba de llorar en los días dificiles, más aún con el desenlace de la emergencia de mi papá, la que llevó a los médicos a decidir amputarle la pierna. Ese duro momento en que para mí fue el principio de su fin y lo que hizo que no volviera a despertar.

En los siguientes días hizo un corto duelo cuando se acordaba de su viudez hasta que pude percibir que algo pasaba cuando en una de las misas de pésame le contestó a alguien que le preguntó: ¿Cómo estás Margarita? A lo que respondió. Yo, divinamente. ¿Y tú?                

Comenzó una etapa de negación que los médicos llaman aceleramiento de su Alzheimer que ya lleva casi un año y medio. No olvida el nombre de sus siete hijos, su “economía” extrema, sus chistes de doble sentido y su habilidad para la pintura y el piano, lo que le da tranquilidad y la hace inmensamente feliz.

Nowstalgia de juansebastian.com

Pero para ella, mi papá sigue allí, ya sea en su cuarto o en la finca. Cuando sale, quiere regresar rápido a casa porque dice que él la espera.  Optamos por “seguirle la corriente” para que siga viviendo feliz con su recuerdo. Nunca se queja ni llora su ausencia. 

No hemos entendido porqué se “bloqueó” con el episodio de la muerte de quien fue su compañero por casi 60 años, pero en medio de la pérdida, ese “mecanismo de defensa” la ha protegido del sufrimiento y le ha permitido seguir disfrutando de la vida. Como hija, me parece que es increíble cómo el ser humano puede blindarse del dolor a través de la mente.