Crecer sin Miedos


Heredé de mi papá el miedo a los médicos y a los abogados. Esas palabras significaban estado de emergencia. Como si te dijeran que ya te vas a morir o que vas a ir a prisión. Revisar un examen de laboratorio o recibir una llamada de un abogado se convierte en algo parecido a esperar tu sentencia absoluta. Crece uno con esos miedos que lo acompañan el resto de la vida. A este le sumé uno nuevo que se llamaba psicólogo.

¿Cómo haces con tantos hijos para que te alcance el tiempo para ir a los médicos?me preguntaba alguien. Yo para mis adentros, pensaba, ¿cuáles médicos? Nací en una época en que bastaba con comer bien y como afortunadamente fuimos muy saludables, creciendo cerca del campo en nuestros fines de semana y en otras épocas, sólo recurríamos a la llamada de chequeo colectivo que hacía mi mamá al pariente médico o a la remendada de puntos de alguno de aquellos accidentes caseros.

claudia-1973-2

Hoy en día me tocó cambiar el chip. Yo creía que eran inventos de madres alarmistas, primerizas o snobs sin oficio. Que si la alergia, que si la intolerancia a la lactosa o al gluten. Que si el toc, o la hiperactividad que en mis tiempos se manejaba con el término de “niño chinche e insoportable” y en otras épocas de avances cuando se recetaban calmantes que solo servían para apaciguar y dopar por un rato.

Para mi sorpresa y como la vida se encarga de tocarte el hombro, más cuando dices que eso no te va a pasar, comprobé que vivimos en un mundo mucho más contaminado que antes, en donde hay exposición a alergias, ya sea por el medio ambiente o por los cambios alimenticios. Que hay trastornos que pueden evitarse y que todos somos diferentes. Y que en el fondo, creo que hubiese agradecido cualquier terapia para no comerme las uñas y corregir otras manías y fobias más.

Aprendí que en realidad sí es necesario sacar el tiempo para todo esto por el simple hecho de prevenir y no esperar a cuando ya estés al borde del abismo para hacer cambios más drásticos. (obviamente que tampoco debes googlear todos sus síntomas ni auto-recetarte o creer que esto te pase a ti, aunque confieso que no puedo dejar de hacerlo).

No basta con la comida saludable, la buena fé y los cambios de la luna. La ciencia y la medicina nos curan y nos recuerdan que hay que cuidarse. La psicología es como el espejo del alma que te dice la verdad y es tu voz interior que evitas como cuando te tapas los oídos con los regaños de tus padres o los consejos de un buen amigo. Y por supuesto los abogados están para ayudarte a resolver situaciones y proteger a tu familia.

Le agregamos unas nuevas funciones al perfil de cargo de las mamás. Mantener un balance entre la comida sana y la vida moderna. Recordar los chequeos esporádicos con médicos y pediatras, los consejos de profesionales y psicólogos y la revisión periódica de nuestros estados financieros y legales. Escuchar y aceptar la asesoría de profesionales.  Porque finalmente todo tiene solución. Solo hay que afrontar y resolver. A trabajar estos miedos porque no son sino inventos en nuestra imaginación.

 

header millennial2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s