Razones por las cuales debes dejar que tus hijos salgan de la bola de cristal

“Me recogió en el aeropuerto. En el camino no le entendí nada. Cuando llegamos a su casa, la señora me mostró mi cuarto, me tiró un jamón, me dijo que el wifi sólo era de 6 a 8 p.m. y que después de esta hora no podía ir al baño porque la despertaba. Mami, este es mi panorama.  ¿Me puedo regresar?”. Este fue el primer mensaje de mi hija al instalarse en la casa en donde había ido a pasar una temporada a aprender francés.

Porque quiero que mi hijo vea el mundo con sus propios ojos, doy gracias por estas oportunidades que los enseñan a crecer. Hacer rendir la plata, planchar sus propias camisas, destapar cañerías, preparase su propio almuerzo, limpiar y organizar su espacio son de las tantas cosas que aprenden por fuera. Agradecer y extrañar a todas las personas que hacen que no les falte el jugo en el desayuno, que encuentran su jean favorito y su celular perdido. A los que alcahueteamos sus permisos y les resolvemos en la noche cuando ante el mensaje “Le dije que me pusiera seis mil de gasolina y me puso cien mil”, salimos al rescate.

Con el “mami no sabes la que me pasó”…  ya verás lo que viene a continuación. Perdí mi billetera, me dejó el avión, se me perdió la plata, me robaron. 

Tranquila. Lo que tú les has enseñado les servirá como paraguas para sobrevivir en duros momentos. Sabrás de ellos por cuentas de Uber que tocó prohibir y permisos para que “pasearan” los fines de semana. Mensajes de “mami no tengo un peso literal” o “me gasté la plata del mes en la primera semana y me toca volarme en los metros”  o lavar los calzoncillos al resto de la excursión para poder subsistir. Y sacando de donde no tenemos  (en euros 😂), les seguimos resolviendo sus problemas.

Más tolerantes y con otra perspectiva de la vida, regresan a casa. Aunque se hayan perdido de algunos museos o paseos turísticos, lo que más tarde apreciarán y lamentarán, aprendieron de la vida y de sí mismos.

Aunque no siempre es fácil que tus hijos tengan estas posibilidades, siempre hay oportunidades y alternativas para que ellos se beneficien de esta experiencia.


Por todas estas razones me trago las lágrimas cuando se van. Verlos volar. De mochileros, intercambios culturales, excursiones, aprendiendo un nuevo idioma o estudiando en otra ciudad o en el exterior es lo mejor que puede pasarles.
Les abre la mente y el corazón. Valoran la familia, el hogar y todo lo que has hecho por ellos. Conocen nuevos amigos, repiensan sus valores, aprenden a defenderse solitos y lo más importante, comienzan a despertar y a salir de su bola de cristal. 

Un comentario en “Razones por las cuales debes dejar que tus hijos salgan de la bola de cristal

  1. Sarita ramirez dijo:

    Buenísimo !! Yo era de las mamás controladores q le resolvía y hacia todo al mío., entendí q no estaba bien y los solté y el hombrecito lo está haciendo muy bien y lo siento feliz de valerse por el mismo . Yo relax con la claridad q hasta q me muera voy a ser su mama y siempre voy a estar para el

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s