El día que me convertí en Mamager

Como mamá del que nació haciendo arte no quedaba más remedio que impulsarlo. ¿Tu hijo es uno que es como loquito? Me preguntaron alguna vez. Y yo feliz de ese atributo, me sentí siempre orgullosa de que brillara con luz propia “outside the box”. 

Decidí, en un año sabático, dedicarme a ser la MAMAGER contra viento y marea de quien cuenta historias con sus fotografías. Me convertí en la encargada de conseguir convocatorias, escoger marcos, transportar cuadros, compartir comunicados de prensa por todos los medios y las redes sociales (una verdadera Twitter freak mom)😬.

Toqué las puertas (abiertas y cerradas) de contactos artísticos y al final, hinchada del orgullo y la emoción terminaba tomándome todo el vino que brindaban en las exposiciones. 

La familia siempre ha sido un gran apoyo

Más de una vez lo escuché decirme: Mami, ya bájale a la intensidad. Es por esto que aplaudo todos los comentarios de las mamás en los triunfos de sus hijos, (aunque nos pasemos en los likes), porque más allá de apoyarlos, somos quienes de verdad vemos el talento y el esfuerzo que se forjaron a través de los años. 

Nuestra casa es testigo de ser depósito de luces, disfraces, accesorios para los sets y obras de artesanos que utiliza para sus proyectos, los que pueden tardar meses para que se desarrolle una sola fotografia.

Ya sea en Nueva York o en Palenque, la Mamager siempre está colaborando con el trabajo y durante las exposiciones de Juan Sebastián, así cometa imprudencias como publicar las fotos antes de la inauguración de Art Basel (sorry hijo) y así le haya mandado emails a todos los cónsules del planeta después de llevar su propuesta a Venecia.  

Como un trabajo de introspección, doy fe que las obras de Juanse son un proceso de sus recuerdos y experiencias y el producto de su crecimiento artistico y espiritual, como es su autorretrato, en donde se sumerge en un tanque de peces pretendiendo ser “un feto tranquilo”. 

En su colección “Nowstalgia”, captura historias de ancianos en asilos y muestra la vejez como la mejor etapa del ser humano, dejando plasmado, como en todas sus obras, el respeto por las minorías y un concepto de belleza más sublime.

JuanSebastian.com

Lo que hagas por tus hijos es invaluable. Conviértete en la promotora de sus sueños, manteniendo siempre la discreción y reconociendo que sus logros son suyos. Y así, cuando tu corazón te diga que ya llegó el momento preciso, déjalos que vuelen solos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s