No saber cocinar no te hace una mala mamá 

pancakes homemadeSi hay algo por lo que mis hijos me extrañarán algún día no será por mis recetas, manjares ni mucho menos por los sándwiches domingueros que me sacan del paso.

Pero como afortunadamente estoy rodeada de personas con buena sazón y pertenezco a una familia que da para todo, no moriré en el intento y recurro a ellos para pedir auxilio.  Con unos súper ayudantes en casa y hermanos totalmente Gourmet, como el artista de los platos de la foto quien me sugirió ideas para hacer de mi casa el mejor de los restaurantes. Otro que no se separa del asador en los paseos familiares (amante de la salsa Barbecue que yo le quito), y hasta sobrinos mini chefs y críticos gastronómicos. Sí, soy la tía del Anthony Bourdain criollo: el foodie, quien de tanto probar comida en restaurantes me ha aconsejado. “Mira Clau, lo mejor es que tus hijos coman en la casa”.

Tortillas de maiz hecha en casa con huevo, chorizo, queso, albahaca y pesto de tomate

Ahora viene lo complicado. No se cocinar y aunque quiera aprender reconozco que no seré parte de Le Cordon Bleu. Punto. Ya no me daré más golpes de pecho. Pero el gran dilema es : ¿Cómo hacer primero para que coman? y luego para que lo que coman sea saludable.
Recogiendo sugerencias del foodie Colombia y de toda la familia, he llegado a la conclusión que lo más importante es:

  • Hacer un mercado variado en donde haya menos latas y frascos y más productos frescos.
  • Usar la imaginación e involucrar a toda tu familia. Que te ayuden a picar, a revolver (por lo menos los fines de semana).
  • Cuando se coma por fuera, asegurarse que sea algo balanceado y no siempre frito.

Huevo con queso paipa, aguacate, pimienta y paprika

Después de escuchar  los consejos de familiares, creo que no lo hago tan mal. Lo mejor es comer en casa y cocinar con tu familia con ingredientes que tu elijas para darles salud y bienestar. Compartir estos momentos en donde los involucres y les enseñes a todos los beneficios de una buena alimentación y así dejar de ser la reina del domicilio.

Porqué Mariposas Verdes es una película para padres 

El sábado pasado presentaron la película Mariposas Verdes en Barranquilla. Se había presentado en muchas salas de cine del país desde el mes pasado. Al llegar al teatro y ver alrededor de unos cincuenta gatos /no mojigatos (tal vez menos), después de haber conseguido enviar unas ochenta solicitudes para que la trajeran acá, pensé qué tal vez faltaron más padres. Vi por ahí una mamá con su hijo. Esto me lo comentó un joven y me ha estado rondando en la cabeza algunas razones por las que hemos debido estar allí. 

1. Porque nos damos cuenta del “martirio” por matoneo que puede estar atravesando un@ joven (ante cualquier tipo de diferencia).

2. Porque no debemos esperar que tengamos un familiar lgbti para colocarnos en sus zapatos .

3. Porque se trataba de un caso de la vida real y referente histórico de una comunidad discriminada. El legado que dejó Sergio Urrego para abrir más nuestros ojos y hacernos un poco más humanos.

4. Porque debemos estar conscientes y no ser indiferentes ante una realidad. Fomentar el respeto por la diversidad desde el hogar.

5. Porque la vida da muchas vueltas y quizás algún día nos toque el hombro.

6. Muchos de lo que asistieron se sintieron identificados, ok. Pero ¿ Que hay de los del otro lado? (Padres, orientadores, docentes)¿Los que podemos evitar sufrimiento en los niños, orientar, apoyar?

Trabajar con tu pareja.. ¿Cómo manejarlo? 

Después de varios años decidí trabajar con mi pareja. Me miró horrible cuando le dije que había renunciado a mi trabajo como docente universitaria y me inventé un puesto en la empresa familiar. Pensé que iba a ser un caos y que los dos saldríamos corriendo. Pero no fue así. Además de comprender el estrés que manejaba una persona  que trabajaba como independiente (yo siempre había esperado el chequecito mensual), nos compenetrarnos más como pareja y los temas de conversación que tienden a acabarse revivieron la chispa.  

Logré entender situaciones y ponerme en sus zapatos. Supe por fin porqué le costaba tanto desprenderse y salir de vacaciones. Para que esto funcione, lo mejor es establecer algunas reglas y hacerlo cuando la relación este más sólida, aunque puede haber excepciones. Pero ante todo, ser muy profesional y tener sentido común. 

1. Entregar lo mejor de cada uno. El amor es en gran parte, admiración. Demuestra lo que sabes hacer y cómo tu aporte es valioso para todos. 

2. No hablar de temas de trabajo en la mesa ni antes de dormir. Que no sea el único tema de conversacion y discusión en el hogar.

3. Mantener un margen entre lo personal y lo profesional. Cero shows en el trabajo.

4. No hacer preguntas. Nada de ¿Quién es? ¿Para donde vas? Sentir mucha seguridad y confianza.

5. Respirar profundo cuando sientas el ambiente tenso. Ve al baño, sal un rato. En este momento es tu colega o tal vez tu jefe. Actúa como tal. 

6. Tener disposición para aprender. Nunca compitas y siempre acepta lo que no sabes con humildad. 

Lo ideal es hacerlo medio tiempo, trabajar desde la casa o en un sitio diferente para que no resulte asfixiante y respetar un poco los espacios. Pero te aseguro que si la pareja se une para un propósito común, no hay fuerza más grande.  Se sentirán mutuamente orgullosos y esto será muy positivo para los dos ❤️️¡Buena suerte! 

La desaparición de la Suegra

¿Cómo ser suegras en la era digital?

Ghosting, benching, zombing….  Con estas técnicas de terminar el “dating” de hoy en día, en donde con una simple ignorada virtual nos deshacemos de personas, es complicado desempeñar el papel de “la típica suegra” de las parejas de tus hij@s.  

Estás acostumbrada a los cierres dramáticos en tus relaciones pasadas, a la visita en el sofá hasta las diez y a la “presentada en sociedad”, que incluya perro, abuela, empleada y hasta tíos para involucrar en familia al nuev@ prospect@, aunque a veces lo único que haces es ahuyentarl@s (seguro que te culparán a ti cuando se termine esa  relación 😂).


Preguntándoles a algunos jóvenes acerca de la mamá ideal de su pareja recibí las siguientes características y sugerencias 

Lo Que Ell@s Piden….

1. Que sea open minded. 

2. Que no sea chismosa.

3. Que los deje viajar en pareja. 

 4. Que no se involucre en las peleas.

5. Que no sea “intensa“.

6. Que no falle el Wi-fi en casa de la suegra. 😂😂 y comida rica…tan conchudos!😜

7. Nueva!  Que no nos sigan en las redes…

En algunas de estas paso la prueba. En otras más o menos. Trato de no meterme, de estar pendiente pero a la vez ser medio invisible para estar en sintonía con los tiempos modernos, aunque no deje de añorar la figura del yerno/nuera, amig@ especial que te acompañe al supermercado, te mande un detalle por tu cumpleaños y hasta juegue monopolio en tu casa con todos. 

Toca entender y adaptarse a los cambios, siempre manteniendo el respeto, pero NUNCA “encariñarse” demasiado con algun@.

Puede que ya no l@ veas más y te toque también a ti hacerle ghosting !!😂
GLOSARIO
*ghosting: Romper la relación sin dar la cara.

*benching: una relación mientras se ven otras opciones. (O peor es nada..)

*zombing: los ex que seducen para marcar territorio 

Sobreviví a las Vacaciones

El momento más esperado del hijo en su último día escolar se vuelve en el terror de nosotras, las mamitas. Te subes en una montaña rusa llena de emociones que no sabes en qué momento se descarrilará.

Decidirse por meterlos en campos de verano, cuando el presupuesto alcanza, es una opción parecida a tomar un seguro de vida y evitarte las complicaciones. 

Los viajes con hijos siempre han sido mi debilidad. Criticada por muchos que me decían, oye Claudia pero relájate, déjalos en casa, casi siempre cargaba con ellos. Como fue cuando con el bebé de brazos (la propia primeriza afiebrada) en mi viaje a Estocolmo. Me tocaba semi “enjuagar” teteros en los trenes y andar con el típico cochecito paraguitas para todos lados. Porque cuando no llevaba a los niños, muchas veces terminaba arrepintiéndome. 

Ya con cinco de varias edades, los destinos se vuelven complicados. Toca irte con unos, dejar a otros y a veces llevar a alguno adentro de ti. Así fue con el último embarazo, en el que el paseo planeado por dos años a llevarlos a España a conocer los estadios de fútbol, coincidió con los altibajos emocionales de la gestación. Terminé haciéndole “show” a mi esposo cuando, ubicado en el puesto trasero del avión, conversaba con una española espectacular. Me acerqué y les dije. Disculpen por interrumpir. ¡Que oso! Les juro que fueron las hormonas. Yo no soy así!😂

Entonces me fui acostumbrando a los vómitos en los viajes por tierra, la tapada de oídos en aviones, las olvidadas de permisos de salida o pasaportes, y a los sinsabores de l@s que querían devolverse por sus novecit@s, cuando habías vaciado tus ahorros para llevarlos. 😂

Ya llegando a la última vuelta de la montaña rusa 🎢 me siento feliz porque “sobreviví “. Los he disfrutado a todos. Superamos los momentos de caos, nos divertimos juntos, y todo salió “perfecto”. Ahora es momento de pedir mis propias vacaciones.😜