¿Memoria Selectiva o Mecanismo de Defensa?

Estuvo en la clínica acompañando día y noche a mi papá en sus últimos días, consciente de su gravedad. Aunque ya había comenzado a olvidar cositas y repetía otras cuantas, su mente estaba intacta. Ella no dejaba de llorar en los días dificiles, más aún con el desenlace de la emergencia de mi papá, la que llevó a los médicos a decidir amputarle la pierna. Ese duro momento en que para mí fue el principio de su fin y lo que hizo que no volviera a despertar.

En los siguientes días hizo un corto duelo cuando se acordaba de su viudez hasta que pude percibir que algo pasaba cuando en una de las misas de pésame le contestó a alguien que le preguntó: ¿Cómo estás Margarita? A lo que respondió. Yo, divinamente. ¿Y tú?                

Comenzó una etapa de negación que los médicos llaman aceleramiento de su Alzheimer que ya lleva casi un año y medio. No olvida el nombre de sus siete hijos, su “economía” extrema, sus chistes de doble sentido y su habilidad para la pintura y el piano, lo que le da tranquilidad y la hace inmensamente feliz.

Nowstalgia de juansebastian.com

Pero para ella, mi papá sigue allí, ya sea en su cuarto o en la finca. Cuando sale, quiere regresar rápido a casa porque dice que él la espera.  Optamos por “seguirle la corriente” para que siga viviendo feliz con su recuerdo. Nunca se queja ni llora su ausencia. 

No hemos entendido porqué se “bloqueó” con el episodio de la muerte de quien fue su compañero por casi 60 años, pero en medio de la pérdida, ese “mecanismo de defensa” la ha protegido del sufrimiento y le ha permitido seguir disfrutando de la vida. Como hija, me parece que es increíble cómo el ser humano puede blindarse del dolor a través de la mente. 

Alimentándolos de Amor


El proceso de la lactancia es el principal recurso de amor y va más allá de suministrar alimento.

Ese crucero en enero había sido una pésima idea. El silencio del camarote en altamar y el frío de las lluvias constantes se sentían peor con el vaivén del barco y el fuerte olor del brote de leche que aún me salía de los senos. Era como si mi hija bebé me reclamara con cada llanto a miles de kilómetros de distancia. De noche el dolor de mis pezones se hacía tan insoportable que se confundía con la nostalgia y el remordimiento.

La maternidad es una decisión. La lactancia es una hermosa oportunidad de afianzar los vínculos. Un acto de amor que va más allá de los beneficios nutricionales y que no conoce prejuicios sociales ni apariencia estética. Proporciona bienestar, salud, seguridad y afecto tanto para la madre como para el hijo y fortalece los lazos de unión para toda la vida.

Nuestro deber de madres está por encima de la pareja, de nuestros compromisos laborales y sociales. No puedo culparme ni justificar mi decisión porque en ese momento eso fue lo que pensé que era lo mejor. 

Ya no hay marcha atrás y espero que sanemos nuestras diferencias algún día. Sin embargo, creo que no valió la pena y hoy lamento haberme dejado presionar para arreglar “asuntos de pareja” y dejar por varios días a mi bebé de tan solo tres meses a cargo de una niñera. 

Nada era más importante que mi compromiso como madre. Las relaciones amorosas van y vienen. Los trabajos y los compromisos también. Pero los hijos nacen a través de nosotras y siempre permanecerán unidos afectivamente, así ya no estén. Entrégale todo el tiempo que puedas a tu bebé por encima de todo y manifiéstale tu amor a través de la lactancia. Con cinco hijos te aseguro que son los mejores momentos de intimidad con nuestros hijos.

 

Momagers

Como mamá del que nació haciendo arte no quedaba más remedio que impulsarlo. ¿Tu hijo es uno que es como loquito? Me preguntaron alguna vez. Y yo feliz de ese atributo, me sentí siempre orgullosa de que brillara con luz propia “outside the box”. 

Azul III juansebastian.com @juansebastianf

                    Toqué las puertas (abiertas y cerradas) de contactos artísticos y al final, hinchada del orgullo y la emoción terminaba tomándome todo el vino que brindaban en las exposiciones. 

Más de una vez lo escuché decirme: Mami, ya bájale a la intensidad. Es por esto que aplaudo todos los comentarios de las mamás en los triunfos de sus hijos, (aunque nos pasemos en los likes), porque más allá de apoyarlos, somos quienes de verdad vemos el talento y el esfuerzo que se forjaron a través de los años. 
Nuestra casa es testigo de ser depósito de luces, disfraces, accesorios para los sets y obras de artesanos que utiliza para sus proyectos, los que pueden tardar meses para que se desarrolle una sola fotografia.

Ya sea en Nueva York o en Palenque, la Mamager siempre está colaborando con el trabajo.  

Lo que hagas por tus hijos es invaluable. Conviértete en la promotora de sus sueños, manteniendo siempre la discreción y reconociendo que sus logros son suyos. Y así, cuando tu corazón te diga que ya llegó el momento preciso, déjalos que vuelen solos.

Carta a las Madres: I love you No Matter What 

El amor de madre es incondicional. Se sabe desde que tienes a tu bebé en el vientre. Lo adorarías en cualquier situación. Sin importarte nada. Este es el verdadero amor. El amor que acepta. El amor que sana.

No temas que tu hijo sea diferente. ¿Diferente para quien? ¿Para ti? ¿Para tu familia, ¿para la sociedad?

Cuando tú hijo o hija tenga la seguridad de saber que él te importa más que todo lo demás, te confiará todo. Habrás honrado tu nombre de mamá. Habrás cumplido con las promesas que le hiciste cuando era bebé. Si llega ese momento, no los hagas sentir peor.

Ellos han enfrentado y luchado más que tú. Han sido discriminados, han estado confundidos. Sienten que te decepcionan de no “cumplir” con tus expectativas. Necesitaron mucho valor para contártelo.

Unas simples palabras salvarán vidas:

-Te amo sin importarme nada.

-No me has decepcionado.

-Gracias por confiar en mí.

-Me siento orgullosa por tu sinceridad.

No los regañes ni confundas más y nunca los saques de la casa. Ni se te ocurra dejar de hablarles. No importa a cuál religión pertenezcas. El amor está por encima de todo. ¿Les enseñaste a ser honestos? Demuéstrales que tú lo eres. 

Tus palabras y reacciones pueden dañar tu relación con ellos de por vida. Defiéndelos frente a los amigos, familia y ante la gente. Lucha por su causa. No tienes que convertirte en una activista ni pegar carteles. Solo basta con amarlos y vivir la verdad con aceptación y amor. No hay nada más hermoso y valioso que aquello que sale del corazón. ¡Gánate el título de Madre!

Recuerda seguirme en instagram: @soymamamillennial

De Barranquilla Para el Mundo: Dejando a Nuestra Ciudad en lo Alto

Cuando investigué la vida de estos personajes nacidos en Barranquilla y quienes se han destacado en diversos campos, no sólo en la moda, la farándula y las artes, en lo que usualmente se ha sobresalido en la Costa Caribe Colombiana, me llamó la atención cómo hicieron para ser diferentes a los demás.

1. ADRIANA OCAMPO


Barranquillera, Geóloga y Científica, ganadora del premio Científico del año del Museo de Ciencia e Industria de Tampa. Lidera el Programa de Nuevas Fronteras de la NASA y parte de la ejecución de la misión espacial Juno para investigar Júpiter y el sistema solar.

Un gran reto para la humanidad y un orgullo para nuestra ciudad, por ser la que más cerca ha estado de alcanzar este planeta y ser uno de los más difíciles de orbitar, como lo señala la barranquillera: “Es entrar a lo desconocido”.

2. SALOMON HAKIM DOW 

Hijo de inmigrantes libaneses que llegaron a Barranquilla vía Cuba, demostró desde pequeño, inculcado por su padre, el interés por la química y la electrónica. El Dr. Hakim realizó autopsias en pacientes con Alzheimer, así como otras enfermedades neurodegenerativas, lo que lo inquietó a seguir investigando temas del cerebro, hasta inventar la Válvula para la hidrocefalia en 1966 en su taller personal en Bogotá. Luego su hijo , El Dr. Carlos Hakim perfeccionó la válvula, la cual tiene alta demanda mundial para drenar líquidos cefalorraquídeos.

3. MAR BALLESTAS

La primera barranquillera en hacer historia al ganarse el premio Arnold Classic Ohio 2017 en la categoría Bikini Fitness Master, uno de los más reconocidos a nivel mundial en este deporte entre los mejores culturistas profesionales y amateur del mundo, venciendo a la polaca Ana Szymczak. Compitiendo antes 32 atletas de todo el mundo, Mar Ballestas, logra el mayor título de su carrera deportiva luego de alcanzar el Subcampeonato en Mr. Olympia en Medellín, en el marco de Expofitness. La barranquillera le atribuye su triunfo a su gran preparación y su arduo trabajo.

4. GIANCARLO MASSANTI

Con varios premios nacionales e internacionales, es el primer arquitecto colombiano en exponer sus obras en la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa). Ha diseñado más de una veintena de edificios emblemáticos y ha dictado clases en Harvard y Princeton. En Medellín diseñó la Biblioteca España que ganó la Bienal Iberoamericana, el Parque Biblioteca León de Greiff y los coliseos para los Juegos Suramericanos.

5. PATRICIA RENZ PAULSEN


La barranquillera Patricia Renz Paulsen, quien recibió La Cruz al mérito el pasado mes de Octubre por parte del presidente alemán Joachim Gauck, es hija de los inmigrantes alemanes Helga Paulsen y Gunter Renz, ampliamente reconocidos en el ámbito musical en nuestra ciudad.

La Cruz al Mérito es una distinción con un amplio renombre en Alemania que solo se entrega a personas con un mínimo de 10 años en la labor sin ánimo de lucro, por medio de la Asociación Música Altona, en Hamburgo, Alemania, un centro de capacitación de música para niños y jóvenes, alemanes o extranjeros. Patricia ha tocado puertas para conseguir recursos, enfrentando obstáculos por más de 14 años sin recibir nada a cambio.

Después de leer y aprender un poco de sus vidas y sus logros, me di cuenta que casi todos coincidían en lo siguiente:

•Se esforzaron en aprender y no perdieron el tiempo.

•Se enfocaron en lo suyo y se prepararon para ser los mejores.

•Se dedicaron al servicio de los demás.

•Innovaron y entraron a “mundos desconocidos”.

•Se asociaron o buscaron colaboración con otros. 

Todos ellos me inspiran y me hacen reflexionar sobre la forma en que debo orientar la educación de mis hijos y fomentar valores como el trabajo, la educación y el servicio a los demás para que triunfen en cualquier campo al que se dediquen, sin importar el entorno en donde vivan.

La Casita de Muñecas

Cuando me desperté y vi que El Niño Dios nos había traído una casa de muñecas y colocado entre las dos camas la rodé despacito hacia mi lado para que mi hermana no se levantara y supiera que era para las dos. Desde ese momento recuerdo peleas infinitas que iban desde las delatadas con nuestros padres hasta pellizcos y ni que decir de las verbales. 

Así crecimos en una familia numerosa. Luchando por la supervivencia del más fuerte. El cuarto compartido se convirtió en un ring de boxeo entre dos hermanas de tan solo un año y medio de diferencia. Hasta que no hubo más remedio que separarnos de habitación para que no sucediera una tragedia. 

Nuestros únicos momentos en común se resumían a las compincherias de escapadas y mentiras piadosas para poder alcahuetarnos mutuamente y lograr permisos imposibles en donde me mandaban de emisaria para ver si la menor de la casa podía convencer a mi papá.

 Entraba al cuarto de mis padres con carita de yo no fui. Me sentaba junto a la hamaca en donde mi papá siempre estaba. Me aguantaba largas horas de programas aburridos de televisión para lograr abrir la boca y balbucear: papi, podemos…a lo que el siempre decía.”Ya dije que no”. Y yo salía como perrito regañado con el rabo entre las piernas sin haber logrado el objetivo.

La adolescencia incrementó las peleas entre hermanas. Peor aún cuando compartimos el mismo salón de clases y los profesores tenían que ubicarnos en lugares opuestos para que no continuáramos con la guerra familiar.

 Ya en la universidad, la cosa se calmó un poco y cada una andaba en lo suyo. Solo convergíamos en la complicidad de lo escondido o en el soborno de la empleada para que nuestros padres no se enteraran de los pecaditos. Como fue “el paseo ecológico” ficticio de un supuesto trabajo universitario a Ciudad Perdida en donde nos terminaron “pillando”. Y ese viaje de escape a Cartagena de noche cuando el amigo que nos llevaba solo apareció en la madrugada y pudimos regresar a la casa ya de día, luego de haber atropellado a un perro en el camino. Tocó armar una escena dentro del estudio para que creyeran que habíamos estado allí todo el tiempo. 

Hoy, ya en la otra mitad de nuestras vidas veo como todas esas situaciones de conflicto solo son evolutivas. No separan sino que por el contrario son necesarias para crecer. Que ya con hijos y después de habernos apoyado y vivido tantos momentos difíciles, solo me queda decirte: Gracias hermana. Perdóname por la casita de muñecas, las jaladas de pelo, las usadas de tu ropa y las insultadas sin piedad. 

Los hermanos son parte de nuestro proceso de vida. Son estrellas compañeras en este cielo enorme e incierto que siempre estarán allí. 

Carta de mi niña interior

Abrázame fuerte. Tengo miedo. Quiero sentirme segura a tu lado. Deseo crecer en un mundo donde los abrazos sólo sean de amor y los besos en la frente sean de cariño y protección. Quiero tus manos en mi espalda pequeñita sólo para sentir las caricias de los dedos de quienes me amen y que las miradas sólo sean para ver si estoy bien.

Protégeme cuando no sea así. Hazme hablar cuando no esté cómoda. No me hagas callar. Así sienta pánico de quién me hace sentir mal. Déjame vestir como yo me sienta bien. No es para provocar. Aléjame de los que me miran de otra forma y hazme pensar diferente para que me vean por lo que conozco y no por lo que crean que parezco.

Enséñame a ignorar el rechazo. La belleza que vale es la que llevo por dentro. No dejes que me regale. Evítame peligros y malas compañías. Déjame conocer a personas que me valoren por mis sentimientos y no por mi cuerpo. Permíteme encontrar a alguien que descubra mi alma y así juntos podamos amarnos. Gracias por estar pendiente de mi.

Con amor, tu niña interior.
Sígueme en ig @soymamamillennial